ALIMENTACIÓN EN OTOÑO

Entra el otoño. Todavía hace calor, pero ya refresca por la noche. Todavía salimos y disfrutamos del día, pero por la noche nos arropamos un poco con algo ligero en el sofá. Cambiamos las zapatillas de verano por las de invierno. Cambiamos la manga corta por la larga. Y como no, si cambiamos todo esto también ha de cambiar la alimentación.

La energía de la naturaleza disminuye y esto nos lleva al recogimiento. Es la estación del año que nos lleva a la introspección, a estar con nosotros mismos, a hacer balance. Necesitamos INTERIORIZAR, ir CALENTANDO para preparar el cuerpo hacia el invierno. Fluyen los pensamientos, por ello necesitamos CENTRAR. Y estar RELAJADOS para poder hacer estas tareas es indispensable.

Cuando hablamos de interiorizar, calentar, centrar y relajar estamos hablando de tonificar órganos como el ESTÓMAGO, el BAZO y el PÁNCREAS. Órganos que nutricionalmente son el punto de partida de la salud y emocionalmente de la capacidad de discernimiento. Son órganos centrales y están situados en el centro.

Para el que quiera saber más, decir que estamos en el elemento TIERRA en su totalidad. Allí donde todo está en su EQUILIBRIO, donde está todo el Ying y todo el Yan.
La Tierra es la naturaleza en nosotros, es la TRANSFORMACIÓN, como el otoño que transforma….
Un elemento Tierra equilibrado necesita momentos de confort, de bienestar, de apaciguar, de seguridad, de estabilidad y de cuidados hacia uno mismo.

¿Cuáles son los alimentos que nos dan este BIENESTAR?
Época de alimentos redondos y verduras de raíz.
CEREAL: Sobre todo el mijo y la avena en grano. El arroz dulce.
VERDURAS: Redondas como la calabaza, alcachofa, brócoli, lombarda, coliflor. Y raíces como la zanahoria, la chirivía, el boniato.
LEGUMBRE: Garbanzo, soja negra, tempeh, nato, hummus.
FRUTAS: Redondas como la manzana, uva, castaña, granada, higo, kiwi, chirimoya.
SEMILLAS: Las de calabaza.
PESCADOS: Bacalao, salmonete, lenguado, palometa, dorada, lubina, besugo, caballa.

¿Cómo cocinar los alimentos en otoño?
Aportando calor, algo más de fuego lento, más tiempo, y sobre todo dando cariño a los cocinados removiendo lentamente de vez en
cuando, sin prisa, con paciencia:
– Salteados largos con tapa
– Estofados medios/largos con agua. Nishime.
– Hervidos, escaldados, al vapor.
– Pickles cortos de 2 días de shoyu o ciruela umeboshi

¿Cómo cortar los alimentos en otoño?
Lo ideal es en cuadrados y formas algo más grandes y anchas, método rodado, rodajas grandes, o bien en bastones anchos y
horizontales.

Estilo de vida en el otoño
Cosas que podemos hacer para ayudar al otoño en su transformación:
– Frotar bien el cuerpo con una toalla caliente
– Apuntarnos a un taller de cerámica, arcilla, o barro
– Ponernos ropa con fibras naturales como el algodón o el lino
– Realizar varias veces al levantar el sonido de bazo del Tao: GRrrrr (como si rugiese un tigre)

OS DEJO UNA RECETA DE OTOÑO

¡¡DISFRUTAD DE ESTA ESTACIÓN!!

PASTEL DE MIJO CON CHUCRUTE

Ingredientes: Una taza de mijo bien lavado. 2 Tazas de agua. 1 Taza y media de leche de avena. Sal. Nuez moscada. 2 Cebollas grandes. 1 Taza de chucrute. 1 Bloque de tofu. Shoyu. Orégano. Aceite de oliva. Mahonesa vegetal.

Receta:
1. Se corta el tofu en lonchas de medio centímetro. Se ponen a macerar las lonchas en una bandeja plana con shoyu, zumo de limón y orégano durante una hora.

2. Se saltea cebolla a medias lunas suavemente en un pelín de aceite. Cuando la cebolla está pochada se añade el mijo y se tuesta un poquipo con la cebolla, después se echa el agua. 1 Parte de mijo x 2 partes de agua. Se sala y se añade un poquito de nuez moscada. Se deja cocer hasta que el mijo esté blando, unos 25 minutos. Unos minutos antes de acabar la cocción se añade la leche de avena y se mueve despacio con una varilla. Se deja unos minutos más al fuego. Se reserva

3. En una fuente grande se pone una capa de mijo, otra de tofu, otra de chucrute y la última capa de mijo de nuevo. Se alisa bien la superficie y se unta con mahonesa vegetal.

4. Se mete en el horno ya caliente para que se dore un poco. Unos 15 minutos es suficiente, hasta que se vea doradita la mahonesa.

MAHONESA VEGETAL LIGERA
Se bate muy despacio todo junto: Aceite de oliva + Aceite de pepita de uva + Leche de avena + Zumo de limón + un pelín de Sal + un pelín de Mostaza si es que gusta. Una vez comencemos a batir es importante no parar hasta que la mahonesa a ligado. Se bate a la velocidad más despacio que tenga la batidora.
Las proporciones más o menos son: 40% Aceite de oliva + 20% Aceite de uva + 40% leche de avena.

Silvia Galayo

Acompañamiento Nutricional en Holístika Espacio Bienestar